CAJE

El Colectivo C.A.J.E (Colectivo de Acción para el Juego y la Educación) es una asociación de voluntarios, de promoción social, sin ánimo de lucro, fundada en 1.984, que comienza sus actividades en favor de las personas en riesgo de exclusión social, sobre todo con jóvenes y sus familias en la Junta Municipal del distrito II de Alcalá de Henares. http://www.colectivocaje.com

En este proyecto se documenta la labor social que día a día realiza esta asociación que lleva más de 30 años dedicándose a todas estas familias, dándoles apoyo escolar, motivacional y psicológico, a pesar de no tener apenas recursos para llevarlo a cabo. Y que tienen en lista de espera a numerosas familias que no pueden ser atendidas, ya que el número de voluntarios y el espacio cedido, no cubre la gran cantidad de personas necesitadas.

La labor que lleva a cabo este colectivo de voluntarios, entre los que hay profesores, educadores y trabajadores sociales, entre otras profesiones, engloba un programa de apoyo educativo que promueve en los niñ@s diferentes estrategias de aprendizaje y la creación del hábito de estudio para facilitar la normalización de su proceso escolar; programas de orientación hacia la actividad deportiva en función de sus capacidades y habilidades, fomentando la cooperación de la que pretenden crear una red social integradora en el barrio, que implique tanto a los niños y niñas como a los jóvenes, en valores positivos como el compañerismo, la solidaridad, el esfuerzo y el afán de superación; planes de tiempo libre creativo basados en el aprendizaje mediante actividades artísticas y de ocio,mediante el cual los participantes desarrollan la inteligencia, su capacidad de concentración y dotes creativas. Con estos proyectos en conjunto, pretenden además, potenciar la autoestima de los chavales y combatir el abandono escolar. Toda esta labor la llevan a cabo a diario y la continúan en la temporada de verano, a través de campamentos y otra serie de actividades.

Una de las mayores satisfacciones para estos voluntarios, será ver convertirse a esos niños, niñas y jóvenes en felices ciudadanos concienciados, formados como personas responsables con espíritu crítico, conscientes de sus derechos, y por eso mismo, capaces de reclamarlos, educados en la solidaridad hacia los demás y lo suficientemente competentes como para recordar a sus gobernantes que las revoluciones surgen de las injusticias y de losdesajustes existentes entre las instituciones y las demandas de la población.